Que no son gigantes, mi señor

¡Sancho amigo! Qué razón tenías hace cuatro siglos, casi. A mí me está pasando al contrario, pensaba yo que eran molinos los que me esperaban en la autoría del DVD con DVDSTYLER, pero eran gigantes de diez brazos como Briareo. Tantos como idiomas en los que quería subtitular ESCILA y que tiraron una y mil veces el programa abajo. Pero héteme aquí que, cabezón cual maño, probaba y probaba. Al final volví a enfrentarme con el gigante QDVDAUTHOR, cuya desesperante inestabilidad me recuerda a cada instante al mundo Guarrindous. Sin embargo el que la sigue la consigue y voy dándole hachazos aquí y allá al monstruo, varias de cuyas cabezas ya han caído, mas surgen como en el mito de Medusa nuevas cabezas cada vez que se corta una.

No cejo, sin embargo, en mi empeño y o termino esta obra o ella acabará conmigo.

He dicho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *